POR LA ACERA DEL SOL

camino al trabajo
por la acera del sol
en mi abrigo hay dos

mandarinas, frágiles
como mi virilidad
doméstica y mansa

bajo el sol de enero
camino al trabajo
por la acera del sol

se deshiela el pecho
en la nieve sucia
vomita un hombre el

mono con una luz
de amapolas que le
brilla en los ojos

camino al trabajo
por la acera del sol
cruje el hielo, fluye

la sangre otra vez
sangre de piloto
de as de las estrellas

mis dos mandarinas
brillan refulgentes

y el hombre vomita

yo acelero el paso
la estela encandila

despegan las suelas

suena el gualdrapazo
me ciega la estela

se funde la acera

camino al trabajo
disminuye el suelo
levanto yo el vuelo

piloto de asombro:
por la acera del sol
tu misión es clara

la ciudad se aleja
y el abrigo en llamas
dibuja una estela

fugaz es el vuelo
un arco encendido
y abajo aparecen

siluetas de plata: el
Mar de las Antillas
y un collar de penas

por la acera del sol
ya no hay tiempo para
abrazar nostalgias

camino al trabajo
la mira y el rayo

su blanco divisan

la odiosa fachada
la mueca tricolor

filas de ventanas

tus dos mandarinas
con tino disparas
y todo es resplandor

engullen las llamas
toda la estructura y

se quiebra el asfalto

un deus ex machina
como anillo al fuego
truena en todo el valle

cae el sortilegio
vuelven los colores
se rasgan los velos

vuelan las escamas
se expande la ola

renacen espigas

as de las estrellas
parado en la nieve
camino al trabajo

con dos mandarinas
te libras del vómito
por la acera del sol