Evil Punto Com

El mal está allí y lo he visto a los ojos
se traga a mis amigos y se traga mis países
me acaricia la nuca de noche y baja la cadena del inodoro

El mal está allí y viste sus símbolos eternos
decodificado, desglosado
como un manual de instrucciones

El mal vive y triunfa y muerde el corazón de los bosques
máscara sobre máscara sobre máscara sobre máscara
apunta su libreto al oído con las manos en forma de bocina
rompe la barrera del sonido y bebe la sangre del futuro
en terrazas luminosas
en galerías de vanguardia
en bautizos, juegos, protestas, entierros

El mal toca todo, desordena la sala y esconde mis libros
despeina matrimonios y ratifica su existencia
troca, tritura, resemantiza y desemantiza
no descansa ni cuando duerme
y escoge las canciones que bailaré el jueves por la noche

El mal está allí y lo he visto a los ojos
sus números titilan en pizarras y bailan en la piel de mi antebrazo
vertiginosos, inquietos
larvas en un reguero de entrañas
que dictan las tendencias del mercado
números, números y más números

El mal domina la lengua del universo
y conjura sus concilios bajo el sol amable del Caribe
entre los rayos de las auroras boreales
en las profundidades del Golfo
en las estepas polares
en las curvas indomables de sus esclavas
en la seda salpicada de rojo y en las astillas de mis huesos
se roba los crepúsculos y vende eclipses de bolsillo
aumenta el color de la luna y disminuye el sol de la sangre
eyacula sobre las ciudades y borra las horas de las esferas

El mal se esconde en mi cartera
y apunta frases en mis diarios
me llama en susurros y cuando giro ya no está
empapela las paredes de las redes sociales
y asesina las salamandras que duermen al fondo del gallinero

El mal respira sibilante
nos hace creer que estamos a salvo
y ríe con gusto mientras diseña sombreros
fluye elegante y vulgar
en flautas de cristal
corre en el viento y camina en las cornisas
tañe arpas de platino y juega en tumbas señoriales
cambia el curso de mis dedos sobre el teclado
siembra, cosecha, muele y hornea
y delega
el mal siempre delega

El mal está allí y lo he visto a los ojos

No descansa ni cuando duerme